Internet para la economía doméstica: consejos a tener en cuenta para escoger las mejores tarifas

Internet para la economía doméstica: consejos a tener en cuenta para escoger las mejores tarifas

En la actualidad, la conexión a Internet supone una parte fundamental para el desarrollo de nuestras vidas personales y profesionales. En este contexto de revolución digital, la tecnología avanza a pasos agigantados, de manera que todos los internautas pueden disfrutar de prestaciones que se ajusten a sus intereses. Es por esta razón que, antes de escoger cualquier tarifa, lo mejor es comprar, analizar sus ventajas, y decantarse por los servicios que más favorezcan el uso personal que se le vaya a otorgar, ya que no es lo mismo emplear un terminal para trabajar que para chatear y mantenerse comunicado con los familiares.

De igual manera que las preferencias de los usuarios no son las mismas, las ofertas tampoco. Las mejores tarifas de Internet móvil no son aquellas que resultan más económicas para el bolsillo, o las que tienen mejor calidad en el servicio; sino que, más bien, las que resuelven todas las necesidades al instante y a final de mes no sientes que se está pagando por una asistencia poco beneficiosa para la economía.

Aquí, en este sentido, hay tres valores que se deben determinar para escoger la tarifa móvil que mejor se ajuste:

  • En base al nivel de consumo: corresponde a la prioridad del cliente son los datos móviles, por lo que lo ideal sería buscar una prestación con megas ilimitados o con un tope elevado.
  • Puede darse el caso de que el cliente busque un nivel de llamadas alto, sobretodo si se trata de una empresa o negocio. En este sentido, la prioridad del cliente será buscar una tarifa con una cantidad de minutos ilimitada.
  • Por último, puede darse el caso que el consumidor busque un mix de ambas. No obstante, es importante determinar entonces un precio, ya que cuantos más megas y llamadas se precisen, mayor será la cantidad a pagar. Por lo tanto, se debe de tener bien claro hasta cuánto se está dispuesto a gastar el usuario.

Estos tres parámetros se emplean también en las webs de compradoras de tarifas, simuladores que ofrecen una larga lista de prestaciones que más benefician a las preferencias indicadas. Así, estas páginas precisan resolver más o menos, cuatro cuestiones  clave para establecer el ranking. Primero, el precio que el cliente está dispuesto a pagar; la cantidad de megas que desea disponer; los minutos incluídos en el servicio; y, por último, el tipo de conexión a Internet, es decir, si se desea formalizar un contrato con o sin permanencia o disponer de una tarjeta de prepago. Con todo, conviene definir las ventajas de este aparato:

  • Las tarjetas de prepago, por un lado, son las recargables. Es decir, funcionan de manera que el usuario tiene una determinada tarifa que cada mes paga la cuantía para activar sus servicios y disfrutarla. De este modo, es el propio consumidor quien decide cuándo pagar y  las prestaciones suelen tener una duración de un mes, a no ser que se gasten. De normal todos los megas y minutos que no se hayan realizado durante un mes, se pueden reutilizar en la siguiente recarga.
  • Los contratos de telefonía móvil, por el otro, corresponde a un acuerdo entre la empresa y el cliente que no se puede modificar. El documento narra las bases de la tarifa y sus disfrutes, los datos del cliente y el número de cuenta asociado para domiciliar los pagos, a  diferencia de las prepago. Muchas de estas prestaciones suelen tener compromiso de permanencia, que dura entre 12 y 24 meses, en el que el cliente no puede romper bajo ningún concepto. En el caso contrario, el consumidor se verá en la obligación legal de pagar una penalización, además de abonar los atrasos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *