Posteador
luisma
Administrador



Cómo ahorrar Propuestas para mejorar tu economía doméstica

Corren tiempos de crisis. Bueno, no corren, más bien pasean, porque no parece que se vayan a marchar pronto, así que hay que aceptarlo y tomar medidas.

El lejano Zapatero tardó mucho tiempo en aceptar la crisis, y ahora el Estado se resiente. Ha tomado medidas tardías y muchas de ellas estéticas, y el Estado se resiente más. No hagamos nosotros lo mismo.

Como diría Jesulín de Ubrique, “la crisis es… como un toro”, que hay que encarar, afrontar, torear y darle la estocada para no terminar la faena en una camilla, sino a hombros, con orejas y rabo.



Así pues, hoy me gustaría iniciar una serie de artículos en los que proponer un conjunto de más de 50 medidas sencillas para mejorar nuestra economía doméstica, ahorrar un poco más y llegar más desahogados a final de mes. Te invito a sugerir las medidas que a ti te han dado buenos resultados.

1. Haz una previsión de gastos e ingresos

Recuerdo haber leído a D. Leopoldo Abadía que antiguamente, al llegar la nómina, tenía la costumbre de distribuirla en distintos sobres, repartidos según gastos: comida, ropa, techo (hipoteca/alquiler), transporte, gastos básicos (agua, luz,…), etc.

Actualmente se puede domiciliar los recibos, y pagar mediante transferencia o con tarjeta, por lo que el método se queda algo anticuado, pero la mecánica es la misma:

Debes hacerte una tabla donde pongas ingresos y gastos previstos para este mes.

Lo puedes hacer en papel, o mejor en una hoja Excel, aunque existen multitud de programas para llevar tus cuentas caseras. Puedes encontrar algunos gratuitos en Softonic. A mí me gusta mucho el AceMoney por ser muy intuitivo y completo: puedes agrupar los gastos por categorías y programar la periodicidad con que te llegarán los distintos cargos, para ver si vas a llegar a números rojos. Hay que tener en cuenta que hay cargos, como el del seguro del coche, el IBI, y otros que no tienen una periodicidad mensual, y pueden “hacernos un roto” si no los tenemos en cuenta.

Además puedes proponerte un presupuesto por categorías, asignando una cantidad semanal o mensual a alimentación, limpieza, transporte, regalos, educación y otros. Así, pasado el periodo, puedes evaluar en qué partidas te has pasado del presupuesto.

2. Lleva la cuenta de gastos

Es muy esclarecedor anotar cualquier gasto que se realiza: puedes hacerlo en una pequeña libretilla, o mediante tu Smartphone. Al gastar anotas, así nunca sentirás que “el dinero desaparece”. Es la sensación opuesta a la de usar una tarjeta de crédito.

De este modo te darás cuenta como algunos gastos que considera menores no lo son tanto: los almuerzos diarios, el móvil, la ropa, la tintorería, los gastos en regalos, las salidas nocturnas, o la lotería, son algunos ejemplos típicos.

3. Proponte objetivos asequibles a corto plazo

Elimina caprichos innecesarios, y propón objetivos a todos los miembros de la familia.

Un pequeño ahorro de todos es un gran ahorro en conjunto.

Reduce un poco el número de pitillos, no uses la comida a domicilio para sustituir tu cansancio, etc. Marca las prioridades, y comienza por reducir los gastos menos importantes.

Otros posts que te van a interesar:

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo