Posteador
luisma
Administrador



Sólo el 8% de los universitarios quieren ser emprendedores

Hoy me ha enviado una noticia mi amigo Luis Gamón sobre el segundo barómetro Universidad-Sociedad elaborado por la Universidad Complutense de Madrid. El estudio, elaborado sobre una muestra de 1.200 estudiantes, hace especial hincapié en que el 41% de los encuestados (estudiantes) desearía trabajar en una empresa privada cuando finalice sus estudios, mientras que el 30% aspira a obtener una plaza de funcionario de la administración pública.

Sólo el 8% de los encuestados ha manifestado su interés en montar su propio negocio en el futuro. Datos que contrastan con los publicados en los Estados Unidos donde el 70% de los estudiantes ameicanos aspiran a poder montar o emprender un negocio.

Por otro lado, el estudio de la universidad madrileña destaca también que España, con una tasa de paro juvenil del 43,5%, supera de lejos a la media europea que se sitúa en un 20,4%. En lo que sí están de acuerdo la práctica totalidad de los encuestados es que el mercado laboral español no es flexible ni permite la movilidad geográfica, no fomenta la contratación y el empleo, no favorece el empleo ni la contratación y necesita una reforma en profundidad.

Estos datos nos deben hacer reflexionar sobre las perspectivas que tienen los jóvenes españoles. Que uno de cada tres encuestados quiera ser funcionario pone de manifiesto la inseguridad que existe en el mercado laboral de nuestro país, a la par que pone de relieve que un tercio de los estudiantes busca una seguridad laboral de manera indefinida.

En España hay buenas oportunidades para emprender. Hay materia sobre la que construir una empresa. Sin embargo, parece que los jóvenes tienen miedo a lanzarse a la arena y comenzar un negocio. Particularmente pienso que en nuestra sociedad se ha instaurado el miedo al fracaso en un negocio como algo intrínsecamente malo. Por contra, en otros países – como EEUU – el fracaso en los negocios sólo es un escenario más que contemplar a la hora de realizar un plan de negocio. La mentalidad americana se basa en que sólo fracasa el que ha intentado emprender algo y, por tanto, por el hecho de haber tenido la “valentía” de lanzarse a montar un negocio, ya es una persona respetada y reputada. Es algo así como que ya tiene el Know How de lo que NO hay que hacer y, por tanto, dispone de mayores posibilidades en su próximo intento.

En nuestro país, por contra, el fracaso se penaliza en gran medida. Frases como: “te lo dije…“, “lo sabía“, “Eso no podía funcionar“, “menos mal que no me metí…“, son habituales en nuestra jerga. Y lo peor es que no consideramos que aunque un emprendedor pueda fracasar, por lo menos, tuvo las agallas de jugarse su tiempo y algo de dinero para intentar construir un negocio.

Hay que apoyar a los emprendedores, hay que animarles y hay que escuchar sus fracasos con el respeto que se merecen. Sólo así conseguiremos que los jóvenes españoles no vislumbren su futuro pegados a una silla y esperando a que acabe el día.

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo