Posteador
luisma
Administrador



Coche eléctrico una oportunidad de negocio

En 1885 Karl Benz mostró al mundo el primer automóvil propulsado con gasolina de la historia en Mannheim. El 29 de enero de 1886 patentó su automóvil y en 1888 comenzó a producirlo en serie. Ese mismo año Bertha Benz – la esposa del inventor – viajó 80 kilómetros desde Mannheim hasta Pforzheim para demostrar el potencial del invento de su marido.

Unos años después se empezaron a a fabricar coches en Francia y Estados Unidos, donde John Ford revolucionó al mundo creando un sistema de fabricación en serie que era capaz de producir unidades de vehículos impensables para la época.

Y es que realmente si lo pensamos, la historia del automóvil es muy reciente. Se han creado miles de modelos de coches en algo más de 120 años, desde la patente de Benz se comenzara a fabricar en 1888.

En pleno siglo XXI nos acercamos a otra revolución que ya es una realidad: el coche eléctrico. No es que sea un invento nuevo, ya que en 1838 Robert Davidson hizo funcionar una locomotora eléctrica que era capaz de alcanzar una velocidad de 6 Km/h. Pero lo que sí es cierto, es que de la tecnología de entonces a la de ahora se ha evolucionado muchísimo. Además, en la actualidad, se está trabajando con materiales y baterías que permiten que los coches sean rentables.

Hoy en día, prácticamente todas las marcas de vehículos cuentan con modelos – o prototipos – que funcionan mediante electricidad o que disponen de un sistema híbrido (gasolina-electricidad) para su propulsión. Éstos últimos se pueden ver por las calles a diario y suponen un importante ahorro en el consumo de combustibles a la vez que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.



La energía es un sector estratégico para cualquier país y, en la Unión Europea, la excesiva dependencia del petróleo es un problema. Quizá por ello el desarrollo de vehículos que no dependan del “oro negro” es crucial para un desarrollo que puede verse afectado en muchas ocasiones por factores externos a la propia economía de un país. No hay que investigar mucho para ver que los acontecimientos ocurridos en Egipto y que se están extendiendo por todos los países de oriente medio, han encarecido los precios de petróleo y con ello, el coste de los carburantes que son utilizados –directa o indirectamente – por muchos negocios productivos de nuestro entorno. Consecuencia directa de ello es una pérdida de competitividad sobre otros países que sí disponen de este recurso.

Al margen de lo dicho me quería centrar en la oportunidad de negocio que supone el coche eléctrico. Y no me refiero a fabricar coches eléctricos, ya que este mercado va a estar copado por las marcas actuales que ya tienen los medios y la financiación necesaria para su desarrollo. Me refiero a la cantidad de oportunidades que se pueden generar dentro de la cadena de valor que supone el desarrollo de un nuevo negocio.

Instalación de talleres post-venta, gestión de puntos de recarga eléctrica (electrolineras), investigación en I+D, en definitiva numerosos campos sin explorar o con un incipiente desarrollo en los que cualquier emprendedor con un buen plan de negocio puede crear una empresa que, por ejemplo, mejore los tiempos de recarga de las baterías, implante puntos de recarga en los numerosos garajes que existen en nuestro país, investigue para crear baterías más ligeras y que duren más tiempo, etc.

En definitiva un gran campo donde explorar nuevos modelos de negocio

Otros posts que te van a interesar:

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo